venres, 25 de febreiro de 2022

Diorama Aniversario Tercio Norte. Lepanto 1571

Siguiendo con los dioramas por el 485 aniversario de la creación de la Infantería de Marina, en este diorama os mostramos una escena de la batalla de Lepanto, donde una galeaza de la Santa Liga, diseñada en 3D por Carracedo y Cobas, miembros de la Infantería de Marina, sobre una galera romana, que es espectacular en su acabado y recreación y dotada de tripulación por Xabi ArtabroClick, contra dos galeras turcas que he dotado de tripulantes y que los anterioremente mencionados han diseñado unas piezas de artillería.

El mar Mediterraneo, es creación de Artabro Click, y Meritxel se encargo de las velas.

Este diorama tiene un problema, es que dan ganas de hacerlo mas grande y mas grande, pero es complicado a nivel logístico y de creación, pero quien sabe lo que podría pasar.

Os dejo con la descripción oficial y con las fotos de este diorama de 2x1m

                                  



BATALLA DE LEPANTO

El día 7 de octubre de 1571 se produjo la famosa batalla de Lepanto, en la que más de 300 galeras y 98.000 hombres de la Liga Santa, formada por el Imperio español, Venecia, Génova y los Estados Pontificios, al mando de D. Juan de Austria, hermano del monarca español, vencieron a las 260 galeras y 120.000 hombres del almirante turco Alí Bajá, consiguiéndose frenar así de una vez la peligrosa expansión del Imperio Otomano por toda Europa, que era la gran amenaza de la cristiandad. Había tomado los Balcanes y avanzando por la línea del Danubio hasta la misma Viena, dominaba el Mediterráneo oriental y su expansión amenazaba cada vez con más temeridad los dominios de los monarcas europeos, particularmente la costa italiana y el sur de la Península.

Por parte de la Infantería de Armada participó en la batalla el Tercio de Armada de Lope de Figueroa, junto a otros Tercios de infantería española.

En la batalla fueron hundidas o quemadas 15 naves cristianas y más de 60 turcas. Murieron 7.600 hombres de la Liga Santa y más de 30.000 turcos, a los que se hicieron 7.000 prisioneros. Además, los vencedores apresaron 130 galeras turcas, liberándose a más de 12.000 galeotes cristianos que bogaban cautivos en ellas. En conmemoración de esta victoria se instituyó en España la festividad de la Virgen del Rosario, que era la imagen que llevaba D. Juan de Austria en su nave.

Tras la derrota de Lepanto el Imperio Otomano entró en franca decadencia, alimentada también por sus luchas internas que generaban un grave vacío de poder.

En esta batalla combatió el famoso escritor Miguel de Cervantes, que luchó como arcabucero de la compañía del capitán Diego de Urbina, una de las del Tercio de Miguel de Moncada. Ese día, el joven arcabucero, a pesar de encontrarse enfermo a bordo de la galera Marquesa, quiso luchar y mientras defendía su puesto al mando de 12 compañeros en la línea del fogón-esquife, baluarte de la última defensa de una galera, fue herido de dos arcabuzazos en el pecho y otro en la mano izquierda. Esa mano le quedó inútil por lo que desde entonces se le conoció como el manco de Lepanto. Para Cervantes se trató de «la más alta ocasión que vieron los siglos».

En el diorama que se expone se representa el ataque de galeras turcas a una galeaza (galera de mayor porte y con artillería) de la Liga Santa




















luns, 21 de febreiro de 2022

Diorama aniversario Tercio Norte. Holguín Cuba 1895

 El segundo de los dioramas que hemos montado como homenaje a la infantería de marina, representa la gesta de Cancela y Rama, dos soldados que se quedaron cubriendo la retira de su patrulla, ante mas de 1000 rebeldes cubanos. 

Con la ayuda de Daniel, que creo el escenario y los rayaditos que diseño Meritxel, he querido recrear esa sensación de sacrificio, donde se puede pensar en dos hombre y un destino, o solos ante el peligro.

                                  


GUERRA DE CUBA


Cuando oímos hablar de la "Guerra de Cuba", normalmente nos trasladamos al año 1898, que fue cuando se perdieron los últimos territorios de ultramar ante esa potencia emergente que eran los EE.UU. de América. Pero realmente hubo tres “guerras de Cuba”, la Guerra de los Diez Años (1868-1878), la Guerra Chiquita (1879-1880) y la Guerra de la Independencia (1895-1898). Es en esta última en la que se ambienta el diorama que se expone.

El 24 de febrero de 1895 se inició en la isla un levantamiento conocido como el "Grito de Oriente". El escritor independentista José Martí consiguió que varios grupos rebeldes atacaran simultáneamente a las unidades españolas que guarnecían 35 localidades. Así comenzó la tercera Guerra de Cuba en la que la isla conseguiría la independencia.

Con motivo de esta nueva insurrección, el gobierno español decidió el envío urgente de una Fuerza Expedicionaria de más de 13.000 efectivos, entre ellos cuatro batallones de Infantería de Marina procedentes de todos los Departamentos.

El diorama que se expone en esta vitrina representa la acción de Piedra Picada en la que se vieron implicadas las tropas del Regimiento que había sido trasladado desde Ferrol.

El día 5 de junio de 1895, más de 2.000 insurrectos mambises atacaron en la zona de Piedra Picada, junto al arroyo de Aguas Claras, a la patrulla de Infantería de Marina del sargento Miguel González, compuesta por un cabo y doce soldados. Esta patrulla, perteneciente a la Segunda Compañía del Segundo Batallón del Segundo Regimiento de Infantería de Marina de Ferrol, estaba vigilando la vía férrea entre Gíbara y Holguín debido a su importancia logística. En un primer momento cayeron abatidos a tiros los soldados Carril y Feal, que fueron rematados por el enemigo a machetazos, y después el soldado Blanco, quien aunque presentaba heridas gravísimas, pudo ser rescatado con vida. Ante tal superioridad numérica del enemigo, los soldados José Rama Varela y Antonio Cancela Rodríguez, naturales de Laracha y Coristanco., se ofrecieron voluntarios para cubrir la retirada de sus compañeros, quedándose disparando desde la misma vía del tren. Cuando se les agotaron las municiones, y con una decena de cadáveres enemigos a su alrededor, sufrieron múltiples heridas de bala y machete que les ocasionaron la muerte. Su valerosa acción permitió que pudieran llegar refuerzos españoles antes de que se perdiera esta posición tan importante. Poco después, en ese mismo lugar se construyó un fuerte que llevaba el nombre de estos soldados. Igualmente se ordenó que ambos siempre figurasen en la nómina del Regimiento ferrolano y que se colocasen en todos los cuarteles del Cuerpo una lápida conmemorativa.

Con la firma del Tratado de París el 10 de diciembre de 1898 terminó esta guerra, abandonando España sus demandas sobre Cuba, que declaró su independencia, y Filipinas, Guam y Puerto Rico fueron oficialmente entregadas a los EE.UU. por 20 millones de dólares.
































                                                   



                                                  

sábado, 19 de febreiro de 2022

Diorama aniversario Tercio Norte. Murrieta

 Este es uno de mis dioramas favoritos, que he tenido la suerte de montar en colaboración con los artistas del Tercio Norte, en conmemoración del 485 aniversario del mismo Hemos colaborado en 5 dioramas y este es uno de ellos y que os ire mostrando en diversas entradas, dedicadas al mismo.

Aprovechando la escenografía que los anterioremte mencionados, he organizado el asalto, creando tropas y unidades específicas para el mismo.

Para acompañar a las fotos os dejo el texto que acompaña a la exposición.


TERCERA GUERRA CARLISTA

 Antes de fallecer, Fernando VII promulgó la Pragmática Sanción por la que se establecía que si el rey no tenía heredero varón heredaría el trono su hija mayor, con ello excluía a su hermano, el infante Carlos María Isidro, de la línea de sucesión reconociendo como heredera a su hija Isabel, futura Isabel II. La disputa por el trono y el enfrentamiento entre liberales y carlistas dieron lugar a cruentas contiendas, guerras civiles, que ocuparon gran parte del siglo XIX en las que se denominaron Guerras Carlistas. Es en la tercera de ellas (1872-1876) en la que se ambiente este diorama durante el cerco que los carlistas realizaron a Bilbao, dejándola totalmente aislada.

Los carlistas establecieron varias líneas defensivas al oeste de la ciudad. La situada más al norte, cerrando el paso a la capital vizcaína desde Cantabria, por la costa, se situaba en el valle de San Juan de Somorrostro. Con gran celeridad los liberales desplazaron sus tropas del frente del Norte, entre ellas el 2º Batallón del Primer Regimiento de Infantería de Marina de San Fernando, que participaría en la llamada segunda batalla de Somorrostro cuyo objetivo principal era tomar el pueblo de San Pedro de Abanto. Los carlistas ocupaban posiciones dominantes en altura, vigilando la zona y controlando los accesos al valle. Para avanzar hacia San Pedro de Abanto era preciso tomar previamente el pueblecillo de Murrieta situado a menos de un kilómetro.

Al mediodía del 27 de marzo de 1874, tras una larga batida de la artillería liberal contra la colina de San Pedro, las columnas liberales comenzaron a avanzar por una carretera que ascendía hacia el caserío de Murrieta. En la vanguardia iba el 2º batallón de Infantería de Marina. Resguardados por una triple línea de trincheras, tres batallones carlistas con más de un millar de soldados los recibieron con un vivo fuego de fusilería.

La columna liberal se dirigió hacia el parapeto bajo un fuego terrible, pero no fue hasta el tercer intento cuando se llegó por fin a la posición, asaltándola por ambos lados y logrando acceder a ella. Los carlistas se defendieron cuerpo a cuerpo y procedieron a retirarse quemando las casas que fueron abandonando, sin perder ni un prisionero.

Las pérdidas fueron considerables en ambos bandos. Tras los combates del día 27 se suspendió el fuego, acordándose una tregua para recoger heridos y sepultar a los muertos. Diezmado el Batallón de Infantería de Marina tras haber permanecido tres días en vanguardia, fue relevado para descansar y recomponerse.

La actuación del 2º Batallón de Infantería de Marina en los combates que tuvieron lugar en la toma del caserío de Murrieta le hicieron merecedor de la más alta distinción, la Cruz Laureada de San Fernando, por lo que pasó a ostentar en su bandera la correspondiente corbata, que actualmente luce el Tercio del Sur.
















































Algunas de las creaciones y el espacio que se planteo para el diorama.