luns, 17 de abril de 2017

Exposición Plaza Eliptica III : Piratas de las Cíes


Piratas de las Cíes

En este diorama los compañeros Victor y Vanesa, hacen su debut en solitario con un gran diorama que representa una gran historia de Vigo, y en la que recrean escenas muy bonitas con un elaborado trabajo tanto de la tierra como del mar. Os dejo el texto explicativo del mismo y unas fotos, espero que os gustenLas islas Cíes, aunque territorialmente pertenecientes a la Corona Española, eran una zona de refugio, reparación y aguada de ingleses, holandeses y moriscos. Tenían unas condiciones excepcionales para ser utilizadas como base de apoyo de todos los navíos que navegaban por el Atlántico.






Francis Drake, famoso pirata en el Caribe, corsario en las costas atlánticas europeas y Almirante nombrado por la reina
Isabel de Inglaterra, ha tenido una relación anclada en la historia de nuestra ciudad a finales del siglo XVI.
Su primera visita tuvo lugar en 1568 buscando avituallamiento para proseguir hacia Inglaterra después de un comportamiento cobarde bajo las órdenes de Hawkins en un ataque a Veracruz. Como llegó antes que las noticias, se le socorrió y prosiguió su viaje. Su segunda visita la efectúa en 1585. Se presenta en la ría de Vigo con 24 barcos y 1.500 soldados, e intenta apoderarse de poblaciones costeras como Baiona, pero es rechazado por las milicias españolas.



Cuando abandona los ataques tienen que refugiarse en el interior de la ría por culpa de un temporal. Unos días después,
iza velas hacia Inglaterra sin dejar de cañonear la villa olívica. En 1589 llega por tercera vez. Después de un fracasado ataque a A Coruña, en el que se hizo famosa María Pita, decide abrigarse del temporal y reparar algunas de las embarcaciones dañadas en aquel ataque.
La cuarta visita fue la más dramática para la ría. Tras no poder conquistar Lisboa y poner en el trono portugués al Prior
de Crato, Drake se presenta en el mes de junio de 1589, con 213 barcos, grandes y pequeños. Bloquea la entrada de la ría
con veinte barcos, se interna en la misma con los restantes y desembarca 6.000 soldados entre Bouzas y Rande.
La comarca viguesa sufrió las iras de los ingleses. En su avance no sólo quemaron la iglesia de Bouzas, sino que trataron
de adoctrinar en el protestantismo inglés a los prisioneros, pasando a cuchillo a algunos de ellos. En Coia hicieron lo
mismo y capturaron y decapitaron a Alonso Pérez de Ceta, hidalgo que tenía una casa señorial en las proximidades de
la iglesia parroquial. Luego conquistaron Vigo, no sin antes incendiar los conventos localizados en sus alrededores. La
ciudad fue saqueada casa por casa, aprovechándose de la huida de sus moradores. Según el cabildo se contabilizaron 570
casas arrasadas por el fuego. Las milicias contraatacaron y obligaron a embarcar a los ingleses.








Esta semana espero poder poner la última entrada sobre esta temática y mostraros otras cosillas.

8 comentarios:

  1. Respostas
    1. Muchas gracias, el resultado es muy bueno.

      Eliminar
  2. Genial, Antonio!
    Te recomiendo a ti y a todos la exposición de Playmobil de Garray (Soria) que estará hasta noviembre, sobre la caída de Numancia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Lo he visto y tiene partes muy muy buenas, el proceso de creación fue largo, y eso es de un gran merito.

      Eliminar
  3. Me encantan los dioramas con mar, dan para muchos detalles y además son super jugables. Otro gran trabajo que nos presentas, se nota la dedicación que hay puesta en él. Muy buenos los detalles y anécdotas que acompañan a las fotos. Menudo pájaro Sir Francis Drake, más nos habría valido haberle dado la nacionalidad española y que se hubiera venido a Mallorca a veranear… Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Muchas gracias Jose Luis, mis compañeros Victor y Vane, realizaron una gran tarea con muchas horas de trabajo previas, que se ven plasmadas en ese 2x2

      Eliminar
  4. Vamos, que el corsario Francis hizo muuchos amigo por esas tierras....
    Estupendo Diorama !!!

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Desde luego que si, le dimos una buena patada en Coruña y ya lo mandamos mareado para el resto del viaje.

      Eliminar